Categorías
Hematología Tema de hoy

¿Qué es la validación de resultados?

Validar es más que repetir, es un proceso bastante complejo y constituye nuestra principal labor hoy en día

Muchas veces al realizar un análisis de una muestra de un paciente, su resultado está alterado. Nos percatamos de ello cuando éste se encuentra fuera del intervalo de referencia biológico, no guarda relación con otros análisis que evalúan al mismo sistema biológico, o se encuentra señalado con una alarma por parte del instrumento empleado.

La gran pregunta que nos surge es:

¿El paciente presenta una alteración o nuestro sistema analítico está errado?

Para resolver esta interrogante y entregar entonces un resultado confiable hay que validar el resultado.

Realmente para validar, lo primero que realizamos es verificar que el sistema analítico se encuentre debidamente calibrado y controlado, con ello tenemos la certeza que el resultado alterado es atribuible al paciente y no al instrumento.

El primer paso para validar es verificar que el sistema analítico se encuentre calibrado y controlado #CalidadLabClin Clic para tuitear

Usualmente tendemos a repetir el análisis, pero si nuestro sistema analítico se encuentra debidamente calibrado y controlado, el resultado será similar. Por lo que repetir deja de ser un procedimiento de validación ideal.

Validar es más que repetir la prueba #CalidadLabClin Clic para tuitear

Repetir nos puede ayudar en ciertas situaciones, como el confundir las muestras, razón por la que puede ser útil cuando sospechamos de ello. Por ejemplo, revisas un frotis con morfología y diferencial normal y el resultado del hemograma es totalmente alterado. Aquí, lo más adecuado sería repetir los frotis, de la tanda de muestras.

Usualmente el resultado alterado se asocia con otros análisis que valoran al mismo sistema biológico o guardan una relación #CalidadLabClin Clic para tuitear

Sin embargo, en algunas ocasiones el problema es atribuible al método de medición, ya sea porque no es capaz de medir de manera confiable la muestra o existan interferencias. En estos casos lo adecuado es analizar la muestra por un método de principio de medición distinto, libre de este inconveniente.

Para la gran mayoría de los métodos existe una lista documentada de interferentes que debemos evitar, pero algunos de ellos dejan de ser fácilmente perceptibles en la fase preanalítica.

Un recuento elevado de leucocitos que además presenta una alarma de eritroblastos, es un excelente ejemplo. En este caso hay que validar realizando un recuento de eritroblastos (que son contados como linfocitos), y luego una corrección del recuento de leucocitos, para entregar un resultado confiable.

Conocer los interferentes del sistema analítico es fundamental a la hora de validar los resultados #CalidadLabClin Clic para tuitear

Si quieres mejorar tus competencias en la validación del hemograma, te invito al curso de validación del hemograma, donde te ensañaré el método GRAVA, con el que tendrás una metodología simple pero robusta para validar cualquier hemograma sin importar el equipo que tengas en tu laboratorio.

La validación de resultados es hasta ahora una labor exclusiva del profesional del laboratorio clínico, que requiere constante actualización, conocimientos, técnicas, pero sobre todo criterios.

Saludos
Alfredo Gallardo Acevedo
15 de junio de 2022

¿Quieres sacarle el máximo provecho a los datos y gráficos que te da el equipo y realizar una validación con ciencia?
Te enseño la metodología GRAVA para lograrlo

Your subtitle here

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.