Categorías
Tema de hoy

La calidad como hábito

Una vez que un laboratorio ha adoptado un sistema de calidad, no importa si es simplemente a nivel de control, aseguramiento o gestión, se ha comprometido a seguir los lineamientos del mismo cada vez que realice una actividad, es decir lo realizará siempre de acuerdo a lo establecido en su sistema de calidad. Razón por la cual tendrá un “hábito” de calidad.

Si su sistema establece que al menos una vez al día debe procesarse un material de control, entonces todos los días debe realizarse al menos una vez, su procesamiento e interpretación (por supuesto con un material adecuado al equipo y vigente), lo cual generará un registro de que dicha actividad ha sido realizada.

Cuando uno es niño le enseñan el hábito de cepillarse los dientes, la mama se encarga de recordar la actividad y muchas veces de supervisarla. Si el niño solo se lava los dientes cuando su mama se lo recuerda, esto es simplemente un “acto” de higiene bucal. En cambio quien logra crear el “hábito”, lo realizará de manera independiente y probablemente consiente de la importancia de la higiene bucal.

Muchas veces sucede que en los laboratorios clínicos ocurren “actos” de calidad, se procesa el control cuando el jefe presiona o asiste un auditor, cuando lo que realmente debería suceder es que exista un “habito” de calidad. De nada vale tener el mejor sistema de calidad, si nuestro personal no tiene el hábito de cumplirlo.

Parafraseando al filósofo Aristóteles

“La calidad no es un acto, es un hábito”

La forma de crear el hábito de la calidad, es justamente realizar las actividades pautadas en el sistema de calidad, motivar al personal para que las realice, promover el valor de trabajar con calidad y supervisar que las actividades estipuladas se han cumplido, mediante la revisión de los registros de calidad.

Alfredo Gallardo
26 de enero de 2013


Te puede interesar

Tema de hoy – ¿Qué es la calidad en el laboratorio clínico?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.