Categorías
Hematología Tema de hoy

¿Cómo observar un frotis sanguíneo?

Aunque es una labor sencilla, existen varios puntos que debemos tomar en cuenta para una adecuada observación del frotis sanguíneo

El frotis sanguíneo se emplea para observar la morfología hemática y para realizar el diferencial leucocitario manual. A continuación te destaco los principales aspectos para que lo hagas de la manera correcta.

Ubicar la zona

Cuando observamos un frotis o placa sanguínea, debemos primero hacerlo con el objetivo de 10X a fin de identificar el área apropiada para realizar el diferencial leucocitario y la observación de la morfología sanguínea, así como observar algunas alteraciones fácilmente con este objetivo, como por ejemplo los grandes agregados de plaquetas (usuales en la pseudotrombocitopenia por EDTA) o las microfilarias, si se encuentran presentes.

Una vez identificada la zona más adecuada para realizar la observación, cambiamos con el revolver del microscopio al objetivo de 40X, el recomendado para realizar el diferencial leucocitario y la observación de la morfología hemática.

Recorriendo el frotis

Para la observación debemos recorrer el frotis, para ello movemos la platina en sentido vertical (y en el plano x,y) hasta llegar al extremo del frotis, para luego avanzar en sentido horizontal (x en el plano x,y) hasta cambiar de campo, para luego regresarnos en sentido vertical hasta llegar al otro extremo del frotis, donde repetiremos el procedimiento.

Línea quebrada para observar el frotis sanguíneo
Uso de la línea quebrada para observar el frotis sanguíneo

Con esto logramos recorrer el frotis en forma de línea quebrada, indispensable para la correcta realización del diferencial leucocitario, ya que los elementos más grandes se tienden a distribuir en la periferia del frotis, mientras que los más pequeños se tienen a ubicar en la porción central.

Dejar de realizar la línea quebrada produce diferenciales sesgados hacia elementos de gran tamaño si se realiza en la periferia o de pequeño tamaño si se realiza en el centro del frotis, proporcionando un resultado erróneo.

¿Cansando de «saltar» lo que no puedes identificar? Con el curso Morfología hemática al día, reconocerás y reportarás todo lo que se puede observar en el frotis sanguíneo.

¿Cómo identificar una buena zona para la observación del frotis?

En objetivo de 10X, buscamos un área en la que las eritrocitos están lo suficientemente separados entre si para permitir su correcto reconocimiento, pero sin mostrar un patrón tipo fractal, es decir como dibujando zonas vacías y luego arreglos de eritrocitos, en diferentes patrones.

La zona entre la cola y cuerpo de la placa en lámina portaobjeto, se suele encontrar una buena distribución de los elementos.

Con este procedimiento de observar primero con objetivo 10X y luego 40X, se construye mentalmente un mapa del frotis que permite limitar el área en la cual vamos a realizar la observación.

Corroborar la coloración

Antes de realizar el diferencial leucocitario o la revisión de la morfología sanguínea, se debe verificar la coloración, para ello:

  • los eritrocitos deben observarse de color rojo claro con un área central pálida,
  • El núcleo de los linfocitos observarse de color morado oscuro, casi negro, y
  • El citoplasma de los neutrófilos en color naranja-rojizo claro, en coloración de Wrigth.

Con ello verificamos el funcionamiento de la coloración y ajustamos nuestro ojo a la coloración, lo que nos permitirá una adecuada identificación de los elementos formes.

Los colores a observar varían según el tipo de coloración de Romanowsky, razón por la cual debe conocer la coloración a emplear y los colores esperados. Esto se realiza cada vez que se cambia de lote de colorante, cambia de coloración o sitio de trabajo, que puede ser lo más común.

¿Puedo emplear el objetivo de 100X?

Claro que si. Se recomienda cuando tiene duda sobre alguna morfología en particular, como por ejemplo observar el punteado basófilo, plasmodium, cuerpo de Howell Joly, cuerpos de Auer entre otros.

Para emplearlo se debe colocar una gota de aceite de inmersión sobre la laminilla que cubre al frotis, ya que el objetivo de 100X es un objetivo húmedo.

Te recomiendo que dejes de último la observación de esa morfología que quieres verificar, ya que luego de colocado el aceite lo adecuado es quitar y descartar la laminilla. Debes colocar una nueva laminilla si quieres volver a observar el frotis, ya que el objetivo de 40X se daña con el aceite.

Observar adecuadamente un frotis sanguíneo requiere de ciertas verificaciones, estas son consideradas criterios de calidad del proceso.

En bioanálisis al día hemos preparado el curso morfología sanguínea al día, en el que aprenderás a realizar un frotis y verlo de manera adecuada, pero sobre todo, aprendenrás a reconocer los diferentes elementos normales y en especial los anormales que te pueden aparecer, así como reportarlos según las recomendaciones del Comité Internacional en Estandarizacón en Hematología (ICSH). ¡Deja de saltar las estructuras desconocidas y reporta el frotis como el profesional capacitado y actualizado que eres!

Alfredo Gallardo Acevedo
23 de septiembre de 2020

Te puede interesar
¡Con laminilla, por favor!
Manual versus automatizado Caso recuento de plaquetas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *